martes, 28 de febrero de 2017

Recuperación del embarazo y el parto en MAMIfit

MiniV y mamá preparadas para la Master Class de Carnaval en la que se podía ir disfrazado 

Hace cosa de dos meses, MiniV y yo comenzamos nuestras clases en MAMIfit Zaragoza.
Como algunos ya sabéis, soy maestra de educación infantil, pero este año estoy de excedencia por cuidado de hija y me apetecía buscar alguna actividad para compartir con mi bebé y, cuando encontré ésta en Facebook me pareció una posibilidad muy buena de recuperar un poco el cuerpo tras el embarazo y el parto, así como compartir unos momentos con mi bebé.

No os negaré que antes de apuntarme tenía mis dudas sobre cómo iba a estar mi peque, si me dejaría seguir las clases o sería "tirar el dinero"... Pero bueno, allá que nos lanzamos.

Nos pusimos en contacto con Elena (que es un encanto), y ella nos explicó que podíamos probar la primera clase sin compromiso, así como nos informó de los diferentes horarios y centros asociados que tenían, ¡siempre intenta hacerte la cosas lo más fácil posible!


Tras pensar en la cercanía desde casa y teniendo en cuenta que necesitábamos aparcar el coche con facilidad nos decantamos por las clases en el gimnasio Virgin Active, ya que te ofrecen la posibilidad de tener tres horas de aparcamiento gratuito, ¡una cosa menos!
Al haber elegido ese espacio Ana sería nuestra profe, ¡y también es un encanto!

El primer día, antes del comienzo de la clase me hicieron una serie de preguntas para saber si había tenido alguna complicación durante el embarazo, el parto o el postparto, así como evaluaron el estado de mi "faja" abdominal para tenerlo en cuenta a la hora de entrenar y ya nos pusimos al trabajo.

Aprovechando para mandarle una foto a papá 

Lo primero fue colocar a MiniV en algún sitio seguro en el que poder jugar con los juguetes que le había llevado. Aquí es donde está otra de las cosas que más me gusta de ir a MAMIfit, y es que la peque juega con otros bebés mientras mamá hace los ejercicios.
Además, como se alternan ejercicios en los que los bebés también participan pues eso los tranquiliza muchísimo.
Por ejemplo bailamos mientras los porteamos o hacemos ejercicios de relajación con ellos, ¡son momentos muy bonitos! Vale que yo soy una sensiblona, pero lo son de verdad, es un tiempo de calidad que tienes con tu bebé.
También, cuando realizamos ejercicios de suelo puedes colocarlos al lado de tu colchoneta para que estén más tranquilos, e incluso acariciarlos mientras estás haciendo lo que corresponda.


MiniV relajada al acabar la clase

Pero, claro, también hay ratitos en la clase en las que nos toca trabajar duro a las mamás y hacemos circuitos, body balance, tonificación..., dependiendo del día, lo que nunca falla es nuestra buena sesión de abdominales hipopresivos, ¡es increíble! ¡yo he descubierto zonas de mi tripa que ni sabía que tenía! Y, menos aún que pudiera moverlas jajajajaja
Como os decía Ana es un encanto, y si en estos momentos algún bebé no se calma intenta hacerlo ella para que puedas seguir la clase, mientras sigue guiándonos en los ejercicios, así como realizando las correcciones pertinentes.

Ya podéis leer que para nosotras está siendo una actividad muy enriquecedora ya que nos ponemos en forma y divertimos muchísimo, por eso se recomiendo a todo el mundo. Así que, si os interesa, no dejéis de poneros en contacto con Elena a través de su email elena@mamifit.es o su número de teléfono 669206775

Un abrazo y feliz martes

viernes, 24 de febrero de 2017

DIY: Candy Baby, disfraz de caramelo para bebé



Este año fueron los primeros carnavales de la peque. Los que me conocen saben lo que me gusta a mí un disfraz, así que no pude evitar hacerle uno acorde con el tema del que iban a ir disfrazados en el cole "Charlie y la fábrica de chocolate".
Sin embargo, el tiempo se me echó un poco encima y me encontré, el día de antes sin tener claro cómo se lo iba a hacer, por lo que me tocó tirar de materiales que tenía en casa y aprovechar las minisiestas de MiniV para ponerme a ello.


Lo primero que hice fueron los dos caramelos, uno para la cabeza y otro para el bodie. Para ello recorté tiras de goma eva morada y blanca (hubiera quedado más bonito con otros colores, pero era lo que había...). Una vez recortadas las enrollé sujetándolas con mi amada cinta de doble cara (¿no sabéis que no hay nada que una maestra de infantil no pueda solucionar con celo?).
Después aproveché unas bolsas transparentes y unos trozos de cinta morada que tenía del detalle del bautizo para envolverlos y que diera más la sensación de caramelos.
Para pegarlos a la tela tuve que sacar la "artillería pesada" y utilizar la pistola de silicona para que no se cayeran y quedaran bien pegados.


 Para la falda utilicé retales que tenía de tul fuxia y fieltro rosa palo. Con ellos fui haciendo tiras que anudé a una goma para hacer una especie de tutú. Para decorarlo un poco más le pegué en el cinturilla unos pompones amarillos y azules cielo que le daban un poco más de vistosidad al disfraz, ya que el caramelo morado me parecía que lo apagaba un poco.
Y... ¡aquí tenéis el resultado!

Este fin de semana me tocará hacer otro para la clase especial que vamos a dar el lunes en MamiFit, espero no verme el domingo haciendo todo rápido y corriendo otra vez...
Un abrazo y feliz Carnaval