viernes, 27 de enero de 2017

DIY: Peg Dolls Waldorf



Como ya os comenté en mi cuenta de Instagram  hace unos días compré para la peque en Tiger unas preciosas muñequitas de madera para decorar que rápidamente me recordaron a las Peg Dolls de la pedagogía Waldorf.



En ese momento sólo había 9 en la tienda, pero yo las cogí por si acaso, y, ¡menos mal! porque mi madre pudo conseguirnos otro día las otras 3 que nos faltaban para tener las 12.
También compré dos de tamaño grande con las que voy a hacer otra cosita que os contaré más adelante.


 Los materiales que he utilizado son muy sencillos:

  • 12 muñecos medianos de madera de para decorar de Tiger.
  • Una caja de 12 colores de pinturas acuarelables de Alpino. Éste es un aspecto importante, ya que, aunque hasta que no sea más mayor no se los voy a dejar a la peque pues prefiero cosas que tengan un tamaño más grande mientras se lleve las cosas a la boca (leer nota al final del post), es importante usar pinturas inocuas. Para quedarme más tranquila, y estar segura de que así era, le escribí un email a Alpino en el que les comenté el uso que les iba a dar y ésta fue su contestación.


  • Y luego también utilicé cera de abeja y aceite de oliva a partes iguales para tratar la madera. Esto lo leí en el blog 3 Macarrons en un post muy interesante sobre como pintar y tratar juguetes de madera en casa. Como allí está muy bien explicado os dejo el enlace directo y podéis leerlo allí.


Como podéis imaginar, pintar nuestras muñequitas con este material es muy sencillo. Simplemente, y como veis en la foto, comencé a colorear con los lápices cada una de las Peg Dolls. Una vez pintadas les daba una capa de agua con el pincel para que la pintura se convirtiera en acuarela y fuera más transparente. La verdad es que quedaron muy pigmentadas por lo que estoy muy contenta con el resultado.
Para algunos colores tuve que hacer mezclas con los colores que tenía, ya que mi caja era sólo de 12, porque aproveché una que tenía por casa.


Una vez pintadas todas, las dejé secar y traté la madera como os he comentado un poco más arriba, ¡la verdad es que quedan preciosas! Y cuando la peque sea más mayor, sin duda colorearemos muchas más cositas de madera de esta sencilla manera.

Nota: Estos muñequitos de madera están compuestos de dos partes pegadas, por ello en la bolsa de embalaje podemos leer que no están recomendadas para niños de 0 a 3 años. Nosotras de momento las usaremos de decoración y mi consejo, es que extreméis siempre el cuidado de estas cosas y leáis muy bien las etiquetas, así como que no dudéis en escribir a las empresas y fabricantes para que resuelvan todas vuestras dudas.

Un abrazo y feliz fin de semana =)

domingo, 15 de enero de 2017

"Cucú-tras de mascotas" El cuento del domingo

Como habéis podido ver, durante las vacaciones de Navidad no he publicado ningún "cuento del domingo".
Bueno, pues ahora, con la vuelta a la rutina retomamos estas recomendaciones con un cuento divertidísimo que Papá Noel trajo a la peque titulado "Cucú-trás de mascotas" de Francesca Ferri.

A nadie sorprende si digo que el juego de "Cucú-tras" es mundialmente conocido y que pocos son los niños que no han jugado alguna vez en su vida, escondiéndose al sonido de "cucú" y descubriéndose con el "tras", y es precisamente ahí dónde reside el éxito de este cuento.


La estructura del cuento se basa en una serie de ilustraciones de animales (en este caso mascotas) cuya cara está escondida bajo una solapa que representa sus manos, y un breve texto a modo de adivinanza que sigue el mismo patrón comenzando por el sonido onomatopéyico que hace el animal más una pregunta ¿quién soy?



De esta manera, también podemos estimular el lenguaje a través de los sonidos, aspecto que me parece muy interesante.
Una vez que el niño o niña ha adivinado el animal o ha hecho su propuesta, destapamos la solapa y aparece un texto con el nombre del animal.
Como podéis ver las ilustraciones son de colores vivos y líneas muy claras y sencillas. lo que hace que el cuento llame mucho la atención visualmente a los más pequeños.

Espero que os haya gustado y... Feliz domingo!!

jueves, 12 de enero de 2017

Nuestra primera cesta de tesoros *Elionor Goldschmied*


Hacía días que quería hablaros de esta fantástica actividad con la que tanto disfruta mi peque desde hace algún tiempecito: *Su primera cesta de tesoros*.

¿Qué es una cesta de tesoros?

Bajo este sencillo nombre traducido del original Treasure Basket y diseñado por Elionor Goldschmied, encontramos una propuesta de juego y apredizaje basada en el descubrimiento que realiza el niño o niña al ir alcanzando los diferentes objetos que hay colocados en una cesta explorando sus propiedades uno a uno.

¿Para qué edad es apropiado?

Esta propuesta de juego es altamente recomendable entre los seis y diez meses aproximadamente, es decir, cuando el peque sea capaz de permanecer sentado, pero aún no realice desplazamientos que le permitan ir descubriendo los objetos y los espacios por sí mismo.

¿Qué puede contener una cesta de tesoros?

En este punto es fundamental e importantísimo que la selección sea cuidada, ya que la idea es que los peques jueguen por sí mismos sin que los adultos intervengan (lo que no impide sentarnos a su lado a disfrutarlo), por eso conviene que sean objetos seguros, con tintes naturales, sin peligros, no debemos olvidar que es ahora cuando todo acaba en la boca, ¿verdad que sí? Además, como estamos hablando de exploración, es fundamental que los objeto que pongamos sean sensorialmente diferentes: de madera, de plástico, telas, de textura rugosa, de metal... Seguro que hay cosas que tenemos en casa que pueden servirnos, no olvidéis que el concepto de "tesoro" infantil, dista bastante del del adulto, y, sino podemos comprarlo sin problemas.
En la propuesta que le he hecho a mi peque para comenzar, no he sido muy purista, ya que la teoría dice que deben ser al menos 20 objetos y que entre ellos no debe haber ningún juguete, y como veréis yo no he hecho ni una cosa ni la otra, pero mi idea es ir ampliando poco a poco la actividad cambiando los materiales en función de los intereses de la peque y conforme vaya creciendo.


Así, hoy por hoy tenemos lo siguiente dentro de la misma:
  1. Utensilios de cocina de madera que compré en Ikea y cuchara para miel de la tienda Casa.
  2. Rodari pequeño de madera de Me by Selecta que compramos en Faules.
  3. Mordedor Jirafa Sophie de Amazon.
  4. Conchas de alguno de nuestros viajes. Importante que sean bastante gruesas para que no se rompan y que estén bien lavadas.
  5. Pelota Montessori comprada En la cesta de Caperucita.
  6. Muñeca Waldorf super suave hecha a mano por Pitica´s Dolls.
  7. Cucharón de plástico. Éste no recuerdo dónde lo compré, pero hay en muchos sitios.
  8. Rulos para el pelo que también tenía por casa.
  9. Llaves de madera de PlanToys compradas en Fabre.
  10. Piezas pequeñas del arcoiris doble de Grimm´s de En la cesta de Caperucita.
Más adelante os iré contando como poco a poco la vamos transformando y llenando de materiales más naturales para pasar de una manera paulatina al juego heurístico conforme la peque vaya comenzando a desplazarse.

¿Cuándo acaba el juego?

Pues es muy sencillo, cuando el peque deje de explorar los objetos que contiene la cesta. Aún así, los adultos no debemos dar por finalizada la actividad hasta que el material esté recogido intentando que el niño o niña lo entienda desde el principio como parte indispensable de la actividad. Por ello, podemos decir que la falta de interés por la actividad es el preludio al fin de la actividad, que se dará cuando el material esté recogido y colocado en su lugar.



Espero que os haya gustado nuestra adaptación. Un abrazo y feliz jueves!!!

domingo, 8 de enero de 2017

Viajar con bebés en AVE

En este mes de diciembre y principios de enero hemos realizado dos viajes en AVE: uno con trayecto Zaragoza-Barcelona en turista y el otro Zaragoza-Sevilla en preferente a la ida y turista plus a la vuelta.


No olvidéis que el billete de AVE Zaragoza-Barcelona incluye el cercanías hasta Plaza Calalunya, simplemente hay que sacarlo en las máquinas correspondientes.

La verdad es que viajar con un bebé supone un cambio en todo y es normal que nos asalten algunas dudas.

¿Tendré que comprarle un billete de AVE al bebé?

No, los bebés y niños menores de 4 años pueden viajar sin necesidad de comprar billete siempre y cuando viajen encima de nosotros y no ocupen un asiento. El "problema" sucede cuando viaja un adulto con más de un niño, ya que no está permitido llevar a más de un niño encima, por lo que habría que comprar un billete extra con tarifa de niño que normalmente suele tener un descuento del 40% sobre el precio habitual.
Sin embargo, pongamos que queréis que vuestro hijo viaje en una silla de grupo 0 dentro del AVE, en ese caso, lo que podéis hacer es comprar un billete para niños de los que os hablaba antes y colocar en él el grupo 0, aunque tened en cuenta que ésta sería una medida de comodidad más que de seguridad, ya que no se puede anclar al asiento del AVE.

La peque descansando en bracitos de mamá camino a Sevilla.
Eso sí, aunque no tengamos que comprar billete para los menores de 4 años, ellos sí que tienen su billete, que debéis imprimir o descargar tal y como hagáis con los vuestros de adulto y que aparecerán en la compra de los billetes de manera normal.
Aunque no hay que llevar ninguna documentación infantil, sí que es cierto, que en caso de que el personal de Renfe necesite verificar que el niño o niña es menor de 4 años os la podrá requerir para certificar su edad como es normal.

¿Dónde y cómo puedo colocar el carrito del bebé?

El carrito del bebé, en principio, debe ir plegado y colocado como un paquete más. Sin embargo, si los asientos H para personas con discapacidad o movilidad reducida están libres, los revisores suelen permitir que coloques allí los carritos abiertos y puedas estar sentada al lado de tu bebé, pero, ésta es una solución supeditada a que estén libres y en ningún caso se pueden reservar esos asientos para este fin.
Nosotros tenemos el Bugaboo Bee, y la verdad es que es una maravilla para viajar pues, una vez plegado, no ocupa mucho espacio y cabe perfectamente en el guardaequipajes.


En el viaje de vuelta a Zaragoza, se dio la casualidad de que íbamos bastantes familias con carritos y, una de ellas, iba con un carro gemelar que no podía meter en ningún sitio. En este caso el revisor permitió dejarlo montado con el freno entre vagón y vagón, pero esto no sé si es una medida que esté permitida e imagino que habría que preguntarlo antes de viajar con un carro de estas características.

¿Realmente merece la pena adquirir un billete turista Plus o Preferente?

Como os he comentado en nuestro primer viaje en AVE a Barcelona fuimos en Turista y en el viaje a Sevilla a la ida en Preferente y a la vuelta en Turista Plus, y se nota bastante la diferencia, sobre todo en cuanto espacio.
A lo mejor no es necesario viajar en Preferente en cuanto a comodidad del bebé se refiere, pero poder disfrutar de unos asientos más amplios sí que marca la diferencia, sobre todo si el trayecto va a ser largo como en nuestro caso que era de casi 4 horas y, en este sentido, los asientos tanto de Turista Plus como de Preferente te permiten esta ventaja.
Si además podéis coger asientos con una mesa en el centro como hicimos nosotros la comodidad es mucho mayor.

La peque durmiendo con su papá.

¿Y si viaja sólo un adulto con el bebé?

La verdad, es que a nosotros no nos ha pasado, pero en caso de que sólo sea un adulto el que viaje con un niño o bebé, podéis solicitar el servicio Atendo de Renfe. Aunque este servicio no está diseñado en principio para este fin, sino para personas con discapacidad o movilidad reducida, si hay disponibilidad puedes solicitarlo también.
En este caso, la ayuda consistiría en que una persona te acompañaría hasta tu vagón ayudándote a subir maletas, carro y lo que necesites, además de colocarlas correctamente en el tren. Y, a la llegada a destino, de nuevo te ayudaría a bajar todo, así como te acompañaría a coger un taxi o autobús.
De nuevo, este servicio dependerá de disponibilidad, aunque, por suerte, la gente suele ser muy amable y en cuanto te ven con el carrito te ayudan a subirlo, bajarlo y lo que haga falta.

¿Qué ventajas tiene viajar en tren para un bebé?

La primera es que reduces los tiempos de viaje en cuanto a avión se refiere, ya que no tienes que estar con antelación para facturar el equipaje, pasar los controles...
Pero para mí, una de las ventajas es que la movilidad es mucho mejor, ya que puedes ir a la cafetería, estar de pie con el bebé en brazos, salir a pasear, poder mecerla de pie para que se duerma...
También dentro del baño del AVE podemos encontrar un cambiador para bebés, aunque, todo hay que decirlo, de cómodo tiene poco o nada, ya que el espacio es muy reducido.


Otra de las ventajas es que en los controles no hay que plegar el carrito ni sacar al bebé, por lo que si está dormidito no hace falta despertarle. Así mismo, éstos son mucho más rápidos que los realizados cuando se viaja en avión.


Para nosotros, ambos viajes han sido muy buenas experiencias, el personal de Renfe ha sido muy amable con nosotros y el resto de pasajeros igual, por eso, sin duda, repetiremos.