domingo, 8 de enero de 2017

Viajar con bebés en AVE

En este mes de diciembre y principios de enero hemos realizado dos viajes en AVE: uno con trayecto Zaragoza-Barcelona en turista y el otro Zaragoza-Sevilla en preferente a la ida y turista plus a la vuelta.


No olvidéis que el billete de AVE Zaragoza-Barcelona incluye el cercanías hasta Plaza Calalunya, simplemente hay que sacarlo en las máquinas correspondientes.

La verdad es que viajar con un bebé supone un cambio en todo y es normal que nos asalten algunas dudas.

¿Tendré que comprarle un billete de AVE al bebé?

No, los bebés y niños menores de 4 años pueden viajar sin necesidad de comprar billete siempre y cuando viajen encima de nosotros y no ocupen un asiento. El "problema" sucede cuando viaja un adulto con más de un niño, ya que no está permitido llevar a más de un niño encima, por lo que habría que comprar un billete extra con tarifa de niño que normalmente suele tener un descuento del 40% sobre el precio habitual.
Sin embargo, pongamos que queréis que vuestro hijo viaje en una silla de grupo 0 dentro del AVE, en ese caso, lo que podéis hacer es comprar un billete para niños de los que os hablaba antes y colocar en él el grupo 0, aunque tened en cuenta que ésta sería una medida de comodidad más que de seguridad, ya que no se puede anclar al asiento del AVE.

La peque descansando en bracitos de mamá camino a Sevilla.
Eso sí, aunque no tengamos que comprar billete para los menores de 4 años, ellos sí que tienen su billete, que debéis imprimir o descargar tal y como hagáis con los vuestros de adulto y que aparecerán en la compra de los billetes de manera normal.
Aunque no hay que llevar ninguna documentación infantil, sí que es cierto, que en caso de que el personal de Renfe necesite verificar que el niño o niña es menor de 4 años os la podrá requerir para certificar su edad como es normal.

¿Dónde y cómo puedo colocar el carrito del bebé?

El carrito del bebé, en principio, debe ir plegado y colocado como un paquete más. Sin embargo, si los asientos H para personas con discapacidad o movilidad reducida están libres, los revisores suelen permitir que coloques allí los carritos abiertos y puedas estar sentada al lado de tu bebé, pero, ésta es una solución supeditada a que estén libres y en ningún caso se pueden reservar esos asientos para este fin.
Nosotros tenemos el Bugaboo Bee, y la verdad es que es una maravilla para viajar pues, una vez plegado, no ocupa mucho espacio y cabe perfectamente en el guardaequipajes.


En el viaje de vuelta a Zaragoza, se dio la casualidad de que íbamos bastantes familias con carritos y, una de ellas, iba con un carro gemelar que no podía meter en ningún sitio. En este caso el revisor permitió dejarlo montado con el freno entre vagón y vagón, pero esto no sé si es una medida que esté permitida e imagino que habría que preguntarlo antes de viajar con un carro de estas características.

¿Realmente merece la pena adquirir un billete turista Plus o Preferente?

Como os he comentado en nuestro primer viaje en AVE a Barcelona fuimos en Turista y en el viaje a Sevilla a la ida en Preferente y a la vuelta en Turista Plus, y se nota bastante la diferencia, sobre todo en cuanto espacio.
A lo mejor no es necesario viajar en Preferente en cuanto a comodidad del bebé se refiere, pero poder disfrutar de unos asientos más amplios sí que marca la diferencia, sobre todo si el trayecto va a ser largo como en nuestro caso que era de casi 4 horas y, en este sentido, los asientos tanto de Turista Plus como de Preferente te permiten esta ventaja.
Si además podéis coger asientos con una mesa en el centro como hicimos nosotros la comodidad es mucho mayor.

La peque durmiendo con su papá.

¿Y si viaja sólo un adulto con el bebé?

La verdad, es que a nosotros no nos ha pasado, pero en caso de que sólo sea un adulto el que viaje con un niño o bebé, podéis solicitar el servicio Atendo de Renfe. Aunque este servicio no está diseñado en principio para este fin, sino para personas con discapacidad o movilidad reducida, si hay disponibilidad puedes solicitarlo también.
En este caso, la ayuda consistiría en que una persona te acompañaría hasta tu vagón ayudándote a subir maletas, carro y lo que necesites, además de colocarlas correctamente en el tren. Y, a la llegada a destino, de nuevo te ayudaría a bajar todo, así como te acompañaría a coger un taxi o autobús.
De nuevo, este servicio dependerá de disponibilidad, aunque, por suerte, la gente suele ser muy amable y en cuanto te ven con el carrito te ayudan a subirlo, bajarlo y lo que haga falta.

¿Qué ventajas tiene viajar en tren para un bebé?

La primera es que reduces los tiempos de viaje en cuanto a avión se refiere, ya que no tienes que estar con antelación para facturar el equipaje, pasar los controles...
Pero para mí, una de las ventajas es que la movilidad es mucho mejor, ya que puedes ir a la cafetería, estar de pie con el bebé en brazos, salir a pasear, poder mecerla de pie para que se duerma...
También dentro del baño del AVE podemos encontrar un cambiador para bebés, aunque, todo hay que decirlo, de cómodo tiene poco o nada, ya que el espacio es muy reducido.


Otra de las ventajas es que en los controles no hay que plegar el carrito ni sacar al bebé, por lo que si está dormidito no hace falta despertarle. Así mismo, éstos son mucho más rápidos que los realizados cuando se viaja en avión.


Para nosotros, ambos viajes han sido muy buenas experiencias, el personal de Renfe ha sido muy amable con nosotros y el resto de pasajeros igual, por eso, sin duda, repetiremos.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias Carol. En semana santa viajaré en ave y estaba buscando lo del asiento h
    Me ha venido fenomenal el post

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te haya servido guapísima!!! Un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar