miércoles, 14 de diciembre de 2016

DIY: Almohada de etiquetas de diferentes texturas


Desde siempre he tenido una obsesión con las etiquetas. Me suelen picar tanto que las corto de todos los sitios como una rutina más.
Pero, un día no le corté a la peque las etiquetas de un muñeco y me di cuenta de que le interesaba más la propia etiqueta que el muñeco.

Me puse a investigar y leí que había mamás que les habían a sus bebés trapitos de etiquetas y, que, incluso... ¡se podían comprar! Como éste diseñado por Pia Eriksson. ¿A qué es una monada?


Sin embargo yo quería que, además de tener etiquetas, éstas tuvieran diferentes texturas para que, así, además de estimular la pinza, fuera más sensorial.
Como buena maestra de infantil, tengo una cajonera llena de trocitos de telas, lazos, pasamanerías... ¡en fin! ¡esas cosas que las maestras guardamos como si de tesoros se trataran!

Por eso, cuando fui a esa cajonera a ver qué tenía vi que podía hacerle una almohada en rojo, blanco y negro, colores con muchos contrastes y fáciles de diferenciar por ello.
Así que estos son los materiales que utilicé:
- Un trozo de tela blanca de topos rojos para cortar dos cuadrados de 20 cm.
- Lana roja.
- Pompón blanco (para ver cómo se hacen podéis ver el vídeo de este tutorial)
- Diferentes trocitos de telas y cintas: tul, raso, goma, rafia, pasamanerías, seda, terciopelo... De los tres colores mencionados.
- Guata para rellenar, si queremos que quede más tipo trapito, esto no hace falta.

Ahora veréis, que una vez conseguidos los materiales la fabricación de esta almohada es muy sencilla.

1. Corto dos cuadrados de tela de 20 centímetros aproximadamente.


2. Hilvanarlos para poder coserlo mejor luego.


3. Colocar los trocitos de diferentes telas alrededor de uno de los cuadrados e hilvanarlos para sujetarlos y no se nos muevan al coser. Es importante dejar espacio entre unos y otros si queremos que aprecien las diferentes texturas.


4. Yo me animé y bordé el nombre de la peque con punto de cadeneta. Es muy sencillo y podéis encontrar bastantes tutoriales sobre ello. Y ya listos para coserlo a máquina. Como veis la mía es la archiconocida máquina de coser de Lidl, estoy muy contenta con ella, aunque yo no soy una costurera experta ni mucho menos, siendo sincera, creo que ni siquiera se me puede considerar costurera jajajaja. Recordad que si queréis rellenar el cojín deberéis coser tres lados primero, después rellanar con la guata para, por último, coser el último lado y que sea más sencillo.


Y, sin más... ¡ya tenéis vuestra almohada de etiquetas de texturas lista para jugar! Sólo un último consejo, y es que os aseguréis de que todo está bien cosido y no hay nada suelto que pueda darnos algún susto, pues ya sabéis que toooodo va a acabar en la boca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada